Argentina

Donde los hombres cierran una puerta, Dios abre una ventana.”
Conocedores de la persecución religiosa en Alemania, los Obispos de Rosario, Mercedes y Paraná (Argentina) ofrecieron a la Madre Almeda siete lugares donde se precisaban Hermanas, ya sea en hospitales o en asilos.

Sólo al cabo de mucha consulta, reflexión y oración,   y con la confianza puesta en la Divina Providencia, María Santísima y la Madre Teresa, la Madre Almeda dio su “Si” para la primera fundación en la Argentina. Fue el 12 de octubre de 1937.

De las voluntarias que habían dicho su “Aquí estoy, Señor, envíame”, fueron elegidas siete hermanas: M. Magda, M. Solaria, M. Emilia, M. Cleta, M. Medrana, M. Envía y      M. Myrian, como pionera y responsable       de la fundación.

Las Hermanas partieron finalmente el 30 de diciembre munidas de la bendición y de la cruz misionera del Cardenal Faulhaber.

La primera meta fue el puerto de Hamburgo y el 31 de diciembre el barco enfiló rumbo al Mar del Norte… Las viajeras encomendaron su larga travesía a su celestial patrona, María, la Estrella del Mar.

Al llegar a Santos (Brasil) recibieron a bordo la visita de la Hna. Alfonsina Meissner, Vicaria de la primera fundación de las H.E.N.S. en tierras sudamericanas.

¿Por qué tendría que tener miedo el pequeño grupo de Hermanas al acercarse a la costa argentina, si el país las recibía con los mismos colores de su bandera baviera (azul y blanco), con la misma celestial Patrona de la Patria, con el mismo amor a la Eucaristía, herencia de su fundadora?

Finalmente las Hermanas pisaron tierra argentina el 26 de enero de 1938.

————————————
Se sintieron desde el primer momento acogidas y cobijadas
en la mano paternal   de Dios.

Llegó el gran día del comienzo. El 28 de enero de 1938 las Hermanas se hicieron cargo del Hospital Municipal.

La nueva misión fue probada, llamando Dios a dos de las Hermanas:
M. Solaria y
M. Magda…
primeras semillas que cayeron en tierra argentina.

El 28 de julio de 1938 llegó el segundo grupo de misioneras…

  • Hna. M. Carina,
  • Hna. M.  Vincenciana,
  • Hna. M. Centolla y
  • Hna. M. Willihaldis.

Quienes se hicieron cargo del Hogar de Ancianos.

El 10 de diciembre de 1938 llegó el tercer grupo denominado “Gaudete”.
Lo integraron las Hermanas: M. ADMIRABILIS

  1. IRMINGARD
  2. RENATA
  3. DALMACIA
  4. GABRIELA
  5. SATURA

Hasta que llegó el ofrecimiento de dos nuevas fundaciones que abrieron el camino para la finalidad propia de la Congregación: la educación de niños      y jóvenes.

La Academia infantil Mi Esperanza (niños sanos de padres leprosos) – 20 de abril de 1939 –

El 26 de mayo de 1939, cuatro hermanas se hicieron cargo del Hogar “Santa Cecilia”  dedicado a la atención de niños y jóvenes ciegas.

De esta obra que tanto costó, salieron cinco vocaciones religiosas: tres sacramentinas ciegas (Congregación de Don Orione) y nuestras dos primeras Hermanas argentinas:

El 23 de septiembre de 1939, las Hermanas de Estados Unidos nos enviaron dos misioneras, las Hermanas M. Pedro Claver y M. Carmelita, para reforzar el personal de la Colonia Infantil. A pesar del comienzo de la 2º Guerra Mundial se pudo dar la bienvenida,

el 11 de junio de 1939, a las Hermanas: M. Cristina y M. Elburga.

Al mismo tiempo, cada comunidad cedió una religiosa para poder hacernos cargo del Hogar “Santa Ana”  para ancianas no videntes.

En enero de 1943 se concretó la compra de la casa “La Griselda” en Adrogué, que será erigida como casa madre y centro espiritual y de formación en Argentina.

En 1950, se celebró en Munich, el Xº Capítulo General de la Congregación, en el que estuvimos representadas por la Madre Miryam. Fue el primer contacto después de 12 años con Baviera.

EN EL MISMO AÑO SE CONCEDIÓ LA ERECCIÓN CANÓNICA DE LA PROVINCIA ARGENTINA, NOMBRADA PROVINCIAL LA MADRE MIRYAM ALETSEE.

Le sucedieron como Superiora Provincial

En este de tiempo de transición,
el actual Consejo Provincial:
Hna. Susana — Hna. Ana M. Elena – Hna. Irma

Y llegó el día gozoso en que se fundó nuestra primera escuela: el Colegio San José                (San Javier – Sta. Fe) en marzo de 1952.

Mientras tanto fue necesario dejar el Hogar de ancianos en Junin, el Hogar “Santa Cecilia” en Villa Lynch y el Hogar “Santa Ana” debido a la crisis política y a la persecución que sufrió la iglesia durante el gobierno del peronismo (1950-1955).

Sin embargo en octubre de 1955, las Hermanas fueron llamadas nuevamente para hacerse cargo del Hogar “Santa Ana” hasta diciembre de 1976.

El año 1958 marca el nacimiento del Colegio “Nuestra Señora de Luján” en Adrogué (Bs. As.) a la nuestra, colaborando en las distintas obras de la Provincia Argentina.

Gracias a la ayuda del Generalato, el 15 de julio de 1972, Monseñor Alejandro Schell, Obispo de Lomas de Zamora, bendijo la capilla y el nuevo convento:  – la actual Casa Provincial –

En el año 1979 tuvimos la grata visita de la Madre Teresa de Calcuta en la comunidad de Adrogué.

Siguieron años muy difíciles para nuestra Provincia marcado por:
– la inseguridad en el ámbito político y económico,
– la enfermedad y
– muerte de siete hermanas.

En el año 1990 la Congregación se retira de la Colonia infantil “Mi Esperanza”, al disminuir el número de Hermanas y al terminar el objetivo de la misión, por estar controlada la enfermedad de la lepra y los niños pueden vivir con su familia.

El 6 de julio de 1993, la Madre Miryan Aletsee, pionera y primera Superiora de la Provincia Argentina, regresa a la casa del Padre…

En noviembre de 2004, se dialoga con el Obispo de Lomas de Zamora, Mons. Agustín Radrizzani para hacernos cargo de la Capilla “Nuestra Señora de la Paz” y realizar una pastoral de inserción.
El 3 de junio de 2005, luego de acondicionarse la casa para las hermanas, comienza la nueva comunidad con la Hermana Canisia y las junioras Paola y Yanina.

Durante los primeros cuatro meses, las hermanas son recibidas en la casa de las Hermanas Antonianas hasta que se concreta la adquisición y refacción de una casa propia, inserta en un barrio pobre.

LA PROVINCIA ARGENTINA EN LA ACTUALIDAD

Es a partir del XIXº Capítulo General, donde se nos invita a “arriesgar todo en la fe por un mundo más justo y más humano”, que como Provincia sentimos la necesidad de ampliar nuestro apostolado para comprometernos “desde nuestra pobreza” aún más con los pobres.

Misioneras a tiempo de Munich. Desde hace varios años comparten los ministerios con las hermanas.

A través de la Historia de nuestra Provincia, hemos participado de los encuentros y reuniones a nivel Congregación, Área Mayor América Latina y en los distintos Programas.

Las experiencias vividas en la comunidad internacional son una riqueza y una fortaleza para cada una de las hermanas.