Guatemala

Hna. Janet Druffel

 Historia de las Hermanas de Notre Dame en Guatemala

(Esta narración fue escrita por la Hna. Janet Druffel, quien es una de las pioneras que llegaron a Guatemala en 1962 y quien todavía comparte su vida con este pueblo desde Nahualá, Sololá. Es una adaptación de su mensaje el día en que celebraron los 40 años de presencia de las HEND en Guatemala.)

“Doy gracias a Dios por el don de poder estar aquí entre ustedes, todavía desde hace 40 años. Realmente mi alma proclama la grandeza de nuestro Dios Madre, Dios Padre. Verdaderamente se alegra mi espíritu en nuestro Dios fiel, porque ha hecho obras grandes por nosotras las HEND, por ADEP LA VOZ DE NAHUALA-NAWAL ESTEREO, y por el COLEGIO SANTA CATARINA durante estos 40 años de vida.

Aquí mismo, en este patio, lleno en aquel tiempo de rosales, unos arbolitos, flores y un lugar de estacionamiento para los “jeeps” de los Padres Misioneros de Spokane, Madre Ávila, Madre René y yo conocimos por primera vez a los niños, niñas, señoritas, jóvenes, mujeres y hombres de Nahualá, en una tarde lluviosa del 24 de agosto de 1962. En aquel primer día, ni nosotras ni ustedes nos dimos cuenta de cuán diferentes eran nuestras tradiciones, nuestras lenguas, nuestras mentalidades, nuestras herencias religiosas y culturales, nuestras historias. Después de visitar en Nahualá durante dos días, regresamos a estudiar castellano durante un tiempo en la Capital, gracias a la hospitalidad de las hermanas de Maryknoll.

Entonces, el día 20 de noviembre hace 43 años y medio, vinimos para comenzar a vivir permanentemente aquí en la nueva casa de las Madres. Hace 43 años que Radio La Voz de Nahualá transmitió por primera vez desde un cuarto en una esquina. Dicho cuarto servía a la vez como oficina parroquial, estudio de radio, caseta del transmisor y cuarto del Padre Juan Rompa, su fundador. También, aquí mismo, en el convento viejo, inició el primer ciclo escolar del Colegio Santa Catarina hace 43 años.

¿Porqué llegamos nosotras las Hermanas Educadoras de Notre Dame a Nahualá, y más tarde a Patzún y San Lucas Tolimán en la década de los 60?

Antes del Segundo Concilio Vaticano, el Papa Juan 23 había llamado a los obispos y congregaciones de Europa y América del Norte, pidiéndoles enviar el 10% de su personal a América Latina, África y otros lugares del tercer mundo. Monseñor Angélico Melotto conoció al obispo de la diócesis de Spokane, de los Estados Unidos, y platicó sobre la posibilidad de enviar agentes pastorales a su diócesis de Sololá. Así fue que en 1960 los Padres de Spokane, Padres Cornelio Verdorn y Francisco O´Niel respondieron a la llamada de Monseñor Angelico Melotto y tomaron cargo del área de habla quiché en el departamento de Sololá, en marzo de 1960. Su centro era Nahualá y su ministerio incluyó toda el área de los municipios de Nahualá, Sta. Catarina Ixtahuacán, Santa Lucía Utatlán, Santa Clara la Laguna, y Santa María Visitación.

El Padre Verdorn había trabajado con las Hermanas Educadoras de Notre Dame en su parroquia en la diócesis de Spokane. Por eso invitó a las superioras a enviar hermanas a fundar un colegio en Nahualá. Las hermanas respondieron a la llamada, buscando voluntarias entre su provincia. Así fue que las Madres Ávila, René y yo llegábamos a Nahualá. Después de dos meses llegaron también la Madre Ricarda y la Srta. Patricia, todas respondiendo a una llamada de la iglesia.

Patzún—San Lucas Tolimán

Durante el tiempo que estudiábamos castellano en el Colegio Monte María, un sacerdote Franciscano, Padre Justiniano, vino a visitarnos solicitando que fuéramos a trabajar en el nuevo colegio San Bernardino en Patzún. También, una familia de Patzún nos llevó a un encuentro con un gran número de personas en Patzún, para convencernos de la urgencia de la llegada de Hermanas para enseñar en su pueblo. Padre Justiniano también escribió a la Madre General en Roma y a la Madre Provincial de Mankato. En diciembre de 1962, llegó el obispo de la diócesis de New Ulm de los Estados Unidos, y platicó de su deseo de tener hermanas para trabajar en la nueva misión de dicha diócesis en San Lucas Tolimán.

Así fue que las semillas comenzaron a brotar para nuestra presencia en las tres misiones originales en la diócesis de Sololá, Guatemala: Nahualá, 1962, Patzún, 1963 y San Lucas Tolimán, 1964. La Iglesia nos llamó. Nuestra congregación nos envió. El pueblo nos recibió y nos apoyó, y hemos sido bendecidas grandemente. Es por eso que hoy podemos celebrar 43 años de nuestra presencia y ministerio en Guatemala, 43 años de Radio La Voz de Nahualá y 43 del Colegio Santa Catarina.”